sábado, 20 de noviembre de 2010

Pequeñas historias...


Corrieron "outros" y diferentes tiempos en muchos ámbitos de la vida en Trabazos, donde la lengua hablada era fundamental y por ende que tuviera una gran riqueza.

Como el ritmo de vida era mucho más relajado que ahora, siempre había un "ratín" para la tranquila y buena plática, "recachándose" al sol en una de sus "carrunas"; favoreciendo el que historias , leyendas y anécdotas circulasen entre las gentes pasando de unas generaciones a otras. Como aquella ocurrida en un encuentro entre una pareja de jóvenes, donde él hace algún comentario pícaro y jocoso, ante lo cual ella le contesta con otro del mismo tono, diciendo:

"Ayón, ouyiste mistoferrer:

Eiquí te lo tengo,

eiquí te lo trayo.

Y nun te lo doy

por darte regaño".

También estaban las labores del campo, donde se pasaban largas horas en compañía de otros. Recuerdo estar "rozando las cerraduras de los praos" con mi padre, quizá por el mes de Marzo con sus típicas marciadas, ahora lluvia, ahora sol, donde la primavera empieza a empujar al invierno para que abandone y le deje paso. En estas, comienza un mirlo a deleitarnos con su cántico en un gran concierto, después de un tiempo escuchándolo me dice mi padre: "ya chega la primavera, que ya canta el chirlomirlo no alto de Padornela".

Son retazos que se recuerdan cuando surge el mínimo detalle, como al oír en un parque el ronco zureo de un "torcal" o paloma torcaz, recordando una versión aplicada a su insistente parloteo que dice así: "Fuste a la feira; fui, fui; y viste a la novia; vi, vi; y ¿qué ye feciste?; lo que tú nun viste".

O esta otra aplicada al acuerdo entre un "torcal" y un "gayo" o arrendajo, para que éste con sus muchos conocimientos de construcción y destrucción de nidos, le hiciera uno bien hecho para que los demás pájaros no se burlasen de él, en nada parecido al suyo hecho con unos simples palos entrelazados. Mientras el "gayo" trabajaba afanosamente el "torcal" no se iba de su lado, aprobando su buena labor con su constante zureo : "Así, así, sí; así, así, sí". Cansándose finalmente el "gayo" de tanta insistencia se marchó de allí diciéndole con su estridente y agudo grito: "Rayo, si tanto sabes, falo".

Un saludo para todos.

Emiliano


3 comentarios:

lelahel dijo...

Hola Emiliano…
Me gustan sus relatos pero algunas palabras o expresiones no las entiendo, aunque por el contexto podria deducirlo…
Carrunas….¿¡ son calles???
Darte regaño.
Mistoferre…¿es un nombre??
saludos...
lelahelluz@gmail.com

Este es un bello pueblo cabreirés: Trabazos dijo...

Hola lelahel, comprendo que algunas palabras y expresiones no sean entendidas por personas que podais visitar el blog, yo sólo intento plasmarlas tal como las recuerdo, porque me gustan y para que no se pierdan. De todas formas pido disculpas y tomo nota de ello, intentaré acompañarlas de su equivalente en castellano para una mejor comprensión de todos.
Aún con posibles errores podemos decir:
-"recacharse al sol": ponerse al sol.
-"carrunas": calles pequeñas, callejones.
-"ayón": exclamación para llamar la atención e iniciar un comentario.
-"mistoferrer": expresión irónica de llamar a alguien para reprenderle.
-"darte regaño": fastidiarte, molestarte.
-"rozando las cerraduras de los praos": podando o cortando los arbustos y zarzas que dividen los prados.
-"rayo, si tanto sabes, falo": caramba, si tanto sabes, hazlo.

Si alguna más hay, no dudeis en preguntar.

Un saludo

Emiliano

Este es un bello pueblo cabreirés: Trabazos dijo...

Hola Emiliano !. Al leer tu post me he acordado de lo que me decía nuestra madre a propósito de los sonidos onomatopéyicos, (¿ se dice así ?), de los pájaros. Me contaba que nuestro abuelo Ecequías, cuando estaba cavando los huertos de la "Fuente", en la primavera, los pajarillos le cantaban así:

"Cequías - Cequías - Cequías", para contestarle a continuación:
"Tata si - Tata si - Tata si".

Lo que vendría a ser: "Ecequías, Ecequías,Ecequías". "Estate así, estate así, estate así". Refiriéndose a que no debía perder el tiempo y dedicarse a trabajar.

Te juro que me ha parecido escuchar muchas veces ese sonido de los pajarillos en nuestro Trabazos.

Fíjate que no conocía lo de los torcaces y los gayos....

Un abrazo. Jerónimo