viernes, 22 de enero de 2010

Refranes, dichos...



Como está casi todo dicho sobre estos dichos, que os voy a decir…Dar las gracias a mi madre, Rosalía y Jerónimo (mis hermanos), y otras personas por su aportación. En fin, aquí queda otro ramillete de ellos:

-En junio, el día yía llargo como ninguno.
-Enero frío o templao, pásalo arropao.
-Enero, tiempo de los tres hermanos: la fame, los mocos y fríu nas manos.
-Enero caliente, trai al diabro nu vientre.
-Al empezar el año ya crecen los días un zancaño.
-Por Reyes, media hora más tenedes.
-Por Reyes, lo notan hasta los bueyes.
-Febrerín, febras das, y si no las das, ya las darás.
-Sol de febrero nun dura el día enteiro.
-Guarda lleña pa mayo y abril, que nun sabes el fríu que puede venir.
-Si marzo no marcieya, p’abril y mayo queda.
-Buen enero y buen abril, nun viste venir.
-Nun hay abril que nun seya vil.
-Hasta que pase abril, nun aligeres el vestir.
-Sol madrugador, nunca buen calentador.
-Buen tiempo en setiembre, mejor en diciembre.
-Si xela por Snta. Engracia (16 de abril), la ñogal se desgracia.
-Por la Encarnación (25 de marzo), los últimos xelos son.
-Chuvariadas d’abril, unas dir y outras venir.
-Abril aguas mil y todas caben nun candil.
-Marzo de aguas, buen año de fabas.
-Agua en mayo, pan pa todo el año.
-Acabando mayo, ni muyer ni rosario.
-Por l’Ascensión las llobas paridas son.
-Si chueve por San Juan, encama el pan.
-Entre Santiago y Sant’Ana, o aire o agua.
-Los curas, las monjas y los laureles, como nunca dan fruto, siempre están verdes.
-Ajo cocíu, ajo perdíu.
-El trabayo de ñiños yía pouco, y el que lo pierde yía un loco.
-Si veyes blanquiar por encima de Valderramino, tapa el fucino.
-Val más un porsiacauso que cien penseique.

Un saludo para todos

Emiliano

1 comentario:

Este es un bello pueblo cabreirés: Trabazos dijo...

Emiliano, aunque hay un refrán que dice aquello de:
"Mueito y bien nun hay quien";
en tu caso se puede afirmar que:
"Mueito y bien si hay quien".
Ha sido un magnífico trabajo, en cuatro actos, (hasta ahora), que recoge y deja para la posteridad unos dichos refraneros dignos de perdurar.
Un fuerte abrazo.
Jerónimo
Jerónimo