miércoles, 18 de febrero de 2009

Las campanas



Los que vivimos años varios en Trabazos, seguro que recordamos el sonido de las campanas y el significado que tenían, según la hora y el toque que escucháramos, sirviendo de aviso o referencia.
Voy a intentar enumerar los distintos usos, aunque tal vez quede alguno escondido:

- Toque de AVE MARIA, era al amanecer, tranquilo y reposado, sobre todo al principio, imprimiéndole rapidez y fuerza luego.
- Toque de ORACION o DIFUNTOS, se hacía al anochecer, en cuanto al sonido era como el anterior, invitando a recordar a los que nos habían dejado y una oración por ellos.
- ENCORDAR, era cuando alguien fallecía. Un toque realmente sobrecogedor, comenzaba muy, muy lento, primero la campana pequeña y luego la grande, acelerándose poco a poco y terminando con unos toques lentos de la grande. Según el número de veces que se tocase era un hombre: tres toques, una mujer: dos toques, o un niño: un repique de Gloria.
- Al CONCEYO, siendo este con la campana grande, comenzaba espaciosamente y terminando muy rápido, se tocaba tres veces.
- Cuando había un FUEGO, para que la gente acudiera a ayudar, era un toque rápido, como acuciando por el peligro y la urgencia.
- A MEDIO DIA, que consistía en doce campanadas (con la grande claro), servía como referencia para temas como repartir el agua de riego, dejar el trabajo y alimentar un poco el cuerpo. Parece que hasta los de Enciendo se guiaban por ella, pues tenía un sonido muy fuerte. La tía Amalia era una de las encargadas, guiándose por el sol que entraba por la “troneira”, y cuando este no salía, por su intuición.
- Cuando había TORMENTA, se tocaban con una secuencia de toques que con imaginación parecía algo así: “agua si, piedra no; agua si, piedra no…”siendo un experto el tío Félix. Era como plegaria para proteger las cosechas.
- Por supuesto que también se utilizaban para llamar a la MISA, así como en las PRECESIONES, con toques rápidos y alegres. En los ENTIERROS, mientras se llevaba el féretro hasta el cementerio, siendo toques más reposados y cadenciosos.
- También teníamos la “campanina” en la ermita, usada para avisar de la salida al monte de la “VECEIRA” de las vacas. Por supuesto, para los actos religiosos que allí se celebraban, como el rosario.
En fin, que cada vez se oyen menos las campanas, aunque en verano algún niño(o menos niño) sube al campanario y le arranca alguna ¿armoniosa? melodía. Pero ya no nos hacemos preguntas como por quien tocan las campanas.

Emiliano

2 comentarios:

Este es un bello pueblo cabreirés: Trabazos dijo...

Formidable el post. Hay una vieja historia de cuando los mozos volteaban las campanas, girando ellos y las mismas sobre el eje. Parece que esa fue la causa de la rotura de la campana grande.
Ahora lo que es urgente es poner nuevos ejes, muy deteriorados y una nueva escalera que la vieja se cae a pedazos.
Un abrazo. Jerónimo

Bernabé dijo...

Había también una ocasión en la que se tocaban las campanas, un poco fuera de lugar. Era cuando, según ocasión, se iba a negociar a Galicia (esto es, hacer intercambio de mercancías, no muy lícito en aquel entonces). Había que ir con mucho cuidado, porque si los guardias te veían, se podían quedar con todo lo que llevavas o traías. A veces, a la gente que les había ido bien el negocio, al voler, tocaban las campanas, dando gracias a Dios.
Recuerdo explicar el caso de no sé quien que volvía de Galicia, y como ya era de noche, fue a tocarlas. En el tiempo que había estado fuera, había fallecido alguien, y habían hecho la fosa para la sepultura, preparada para recibir el cuerpo. Así que este negociante se pegó un susto de muerte al caerse dentro de la fosa... claro, no había farolas y no se veía nada.
Un abrazo.